Shulgi

Shulgi (r. 2029-1982 a.C.) está considerado el mayor rey de la Tercera dinastía de Ur de Mesopotamia. Su padre fue Ur-Nammu, el fundador de esta dinastía y ayudó a derrotar a las fuerzas de ocupación de los gutianos. Shulgi heredó un reino estable después de que su padre muriera en la batalla con los gutianos y procedió a construir sobre el legado de su padre para elevar a Sumeria a grandes alturas culturales.

Figurilla representativa del rey Shulgi

Como hombre culto, reformó las escuelas de escribas y aumentó la alfabetización en toda la región. Asignó fondos para el mantenimiento continuado de las ciudades, mejoró las carreteras existentes y construyó otras nuevas, e incluso instituyó las primeras posadas al borde de la carretera para que los viajeros pudieran detenerse, descansar, comer y beber mientras viajaban (una innovación adoptada posteriormente por el Imperio Persa). Se declaró dios durante su vida y parece que fue adorado por el pueblo tras su muerte.

Su reinado está bien documentado, ya que contaba con muchos escribas que hacían inscripciones de sus logros, pero esta documentación ha sido cuestionada por su inexactitud. Aunque parece claro que Shulgi reinó bien, la mayoría de los documentos relativos a los detalles de su gobierno fueron los que él ordenó redactar. Los cronistas posteriores le acusarían de impiedad y falsificación de registros, pero las pruebas arqueológicas parecen apoyar bastante bien su versión del reinado.

Reinado de Shulgi

El reinado de Shulgi se caracterizó por numerosos logros y reformas. Fue un gobernante enérgico y emprendedor que llevó a cabo importantes obras de infraestructura, administración y promoción cultural. Algunos de sus logros más destacados incluyen:

  1. Reforma legal: Shulgi promulgó una serie de reformas legales que se recopilaron en el Código de Shulgi. Este código era un conjunto de leyes que regulaban asuntos como la propiedad, el comercio, el matrimonio y la esclavitud. Fue una contribución significativa a la historia del derecho.
  2. Obra pública: Durante su reinado, se llevaron a cabo importantes proyectos de construcción, como la restauración de canales de riego y la construcción de edificios públicos, lo que contribuyó al desarrollo económico de la región.
  3. Promoción de la cultura: Shulgi fue un gran mecenas de la cultura. Fomentó la escritura cuneiforme y la literatura, y se le atribuyen himnos y poemas en su honor. También se dice que participó en competencias deportivas, y su reinado presenció la producción de numerosas obras literarias.
  4. Administración centralizada: Shulgi estableció un sistema de administración centralizada que permitía una mayor eficiencia en la recaudación de impuestos y la toma de decisiones. También dividió su reino en provincias y nombró gobernadores para supervisarlas.
  5. Conquistas militares: Shulgi llevó a cabo una serie de campañas militares exitosas en la región de Sumer y Akkad, expandiendo así su territorio y asegurando la estabilidad de su reino.

El legado de Shulgi

Shulgi gobernó durante 47 años, lo que fue un período excepcionalmente largo para la época. Sin embargo, a pesar de sus logros, su reinado también presenció conflictos y luchas internas. Murió en el año 2047 a.C., y su sucesión no fue del todo pacífica.

El legado de Shulgi radica en su papel como un líder visionario y reformador en la antigua Mesopotamia. Su influencia en el desarrollo del derecho, la cultura, la administración y la infraestructura continúa siendo objeto de estudio e interés en la historia antigua. Además, su reinado dejó una huella indeleble en la historia de Ur y la región circundante.