Neolítico

El Neolítico es un período de la prehistoria en el que se dio paso a la revolución agrícola, siendo caracterizado por el desarrollo de la agricultura y la domesticación de animales. También se produjo la transición de comunidades nómadas a asentamientos sedentarios y se desarrollaron nuevas tecnologías como la cerámica y la construcción de herramientas más sofisticadas.

Cronología del periodo neolítico

El periodo neolítico se puede dividir en tres fases principales:

  1. Pre-neolítico / Proto-neolítico (12000 – 9000 a.C.):
    • Desarrollo de las primeras formas de agricultura y domesticación de plantas y animales.
    • Aparecen los primeros asentamientos sedentarios y se practica la caza y recolección como sustento complementario.
  2. Neolítico antiguo (9000 – 7000 a.C.):
    • Consolidación de la agricultura y la ganadería como principales fuentes de subsistencia.
    • Se establecen comunidades agrícolas más permanentes con aldeas y poblados.
    • Desarrollo de herramientas de piedra pulida y cerámica.
  3. Neolítico medio / Reciente (7000 – 4000 a.C.):
    • Expansión de la agricultura y la ganadería, con una mayor diversificación de cultivos y domesticación de animales.
    • Se construyen estructuras más complejas, como monumentos megalíticos (dólmenes y menhires).
    • Surgen las primeras formas de comercio y especialización de actividades.

Es importante destacar que estas fechas pueden variar según la región y la evidencia arqueológica disponible.

Características

Durante el Neolítico, se observan las siguientes características:

  • Agricultura y ganadería: Se da el paso de una economía de caza y recolección a la agricultura y la domesticación de animales, lo que permite una mayor producción de alimentos.
  • Asentamientos sedentarios: Se establecen comunidades permanentes en un lugar determinado, construyendo viviendas y estructuras más duraderas.
  • Desarrollo de tecnologías: Se produce la aparición de nuevas herramientas como la piedra pulida, la cerámica y la tejeduría, lo que permite una mayor eficiencia en la producción y el procesamiento de alimentos.
  • Organización social y divisiones de trabajo: Se observa una mayor especialización de tareas, surgiendo roles específicos como agricultores, artesanos, comerciantes, entre otros.
  • Expansión de la cultura material: Se desarrollan formas de expresión artística como la pintura rupestre, la escultura y la cerámica decorada.
  • Desarrollo del comercio: Se establecen redes de intercambio entre diferentes comunidades, permitiendo el intercambio de productos y la difusión cultural.
  • Jerarquización social: Se comienzan a evidenciar diferencias sociales y una mayor complejidad en las estructuras de poder, con la emergencia de líderes y élites.

Herramientas

Durante el Neolítico, se desarrollaron diferentes tipos de herramientas para actividades agrícolas y domésticas. Algunas de estas herramientas son:

  • Hachas de piedra pulida: Utilizadas para la tala de árboles y la construcción de viviendas.
  • Puntas de flechas y lanzas: Fabricadas con piedra afilada para la caza de animales.
  • Molinillos de mano: Utilizados para moler granos y obtener harina.
  • Utensilios para cerámica: Herramientas como pinceles, espátulas y rodillos para dar forma y decorar la cerámica.
  • Herramientas para tejeduría: Telares y husos utilizados para la producción de tejidos.
  • Mazos y morteros: Utilizados para machacar y moler alimentos y plantas.
  • Herramientas para la agricultura: Azadas o palas de piedra y madera utilizadas para cavar y preparar la tierra.

Estas herramientas fueron fundamentales para el desarrollo de la vida en el Neolítico, permitiendo una mayor eficiencia en la producción de alimentos y la realización de diversas tareas domésticas.

¿Cómo era la vida en el Neolítico?

La vida en el Neolítico se caracterizaba por importantes cambios en la forma de subsistencia y organización social. Algunas características de la vida en esta época fueron:

  • Sedentarismo: Las comunidades se establecieron en asentamientos permanentes, construyendo viviendas más duraderas y desarrollando una mayor estabilidad en su estilo de vida.
  • Agricultura y ganadería: Se produjo la transición de una economía de caza y recolección a la agricultura y la domesticación de animales como principal fuente de subsistencia.
  • Desarrollo de tecnologías: Se crearon herramientas más especializadas y eficientes, como la piedra pulida, la cerámica y la tejeduría, lo que permitió un mayor control sobre el medio ambiente y la producción de alimentos y objetos.
  • Organización social: Se desarrolló una división del trabajo más compleja, con roles especializados como agricultores, artesanos y comerciantes. Esto llevó a la aparición de jerarquías sociales y la consolidación de líderes o élites.
  • Mayor desarrollo cultural: Surgieron formas de expresión artística como la pintura rupestre, escultura y cerámica decorada, reflejando la capacidad simbólica y creativa de las comunidades neolíticas.
  • Interacción y comercio: Se establecieron redes de intercambio entre diferentes comunidades, permitiendo el comercio de productos y la difusión cultural.
  • Mayor estabilidad y crecimiento demográfico: El sedentarismo y la producción de alimentos en abundancia contribuyeron al crecimiento poblacional y a una mayor permanencia en los asentamientos.

Estas características marcaron un cambio significativo en la forma de vida humana, sentando las bases para el desarrollo de nuevas sociedades y la creación de civilizaciones.